martes, 25 de noviembre de 2014

Diferente.

En un mundo de personas malas una persona buena tan solo es débil. Un punto de mira, un objetivo fijado por demasiados asesinos de almas verdaderas. Hay demasiadas almas oscuras ocultas detrás de labios pintados de rojo, de ojos azules, de cabellos rubios. Prototipos que disimulan la maldad de las personas que parecen más buenas. Pero no, en un mundo de oscuridad la luz se esconde por miedo al abandono. En un mundo de gusanos no hay lugar para una mariposa. En un mundo de falsas sonrisas las sonrisas sinceras temen sonreír. En un lugar de mentirosos como este, la verdad se camufla con risas inquietas y expresiones contradictorias por el simple miedo a ser descubierto. Por eso es tan difícil encontrar una persona buena, una persona capaz de revivir a este mundo de basura social cada vez que se muere, una sonrisa capaz de hacerle el boca a boca, cada vez que se ahoga con la contaminación que irradia tanta maldad junta. Cantidades desorbitadas de basura humana se amontona en la mirada de esas personas diferentes, demasiada falsedad revoloteando por sus cabezas. Encontrar peces vivos en mitad de un mar ahogado por petróleo es casi imposible, encontrar algo original entre un millón de copias parece demasiado complicado como para intentarlo. El pájaro que sueña con nadar, el pez que sueña con volar, ellos no hablan, solo se limitan a mirar sus sueños con fuerza, tan cerca pero tan imposibles a la vez. Tan solo mira a los ojos a alguien cuando le digas "hola" y sabrás si su respuesta sale del corazón, o del pozo más negro y podrido de la historia de la falsa humanidad, que lucha por ser algo que no es y se esconde por la misma razón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario