sábado, 12 de abril de 2014

Sigue.

Dicen que antes de conseguirlo necesitas caerte. Que antes de entender lo que significa ser feliz, tienes que ser triste. Que antes de estar bien, tienes que estar mal. Que antes de llegar a la cima, tienes que caerte varias veces montaña abajo. No es fácil alcanzar la meta; por el camino sufrirás lesiones, caídas inesperadas, empujones y alguna que otra piedra mal puesta. Pero no te preocupes, siempre acabarás levantándote. ¿Sabes qué pasa? Que para valorar lo que tienes te hace falta perderlo. Que para alcanzar el cielo con la punta de los dedos tienes que tocar fondo e impulsarte. Nada es fácil. Pero tranquilo, cuanto más gris sea el camino, cuanto más difícil parezca, cuanto más jodidamente complicado creas que es, cuando estés en el suelo, cansado ya de andar sin rumbo, cansado de caerte y levantarte una y otra vez. Cuando sientas que ya no puedes más será cuanto más cerca estés de lograrlo. Así que no te rindas y sigue, la meta esta más cerca de lo que crees. 

1 comentario:

  1. Gracias... Lo que me hacía falta :')

    ResponderEliminar